La virtud y su hermana

Soy su azote en la espalda
del dios al que aclama
en las noches de somnolencia,
el látigo del castigo ante malos tratos
en la creencia de que no existe pecado,
y si lo hubiese, sería el mismo goce de la sodomía.
De picar la pútrida carne
que se enreda en las ropas del despojo.

Como a la que la virtud le castigó
diosa, espero que me salve del infierno
si es que existe.
Espero que me levante del lodo en que me sumerjo
y del que no pretendo tampoco salir.

Lalo Arballo
Lic. Ciencias de la Comunicación // Apasionado a los deportes // Aprendiz de la fotografía // Versión 1988 // Amo a mi familia.